------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------


Derechos Reservados Indautor

Escribe: Gustavo Hernández Larrauri


El murmullo del viento




Virgilio, por segunda vez voló, se vio dentro en un ángulo igual al de aquellas
flores, durante días, durante noches volaron cual insectos, se dejaron llevar
por el murmullo del viento que cuchicheaba con ellas, volaron y volaron
libremente sin más límite de lo que su vida vivía, cerraron una vez más los ojos
y al abrirlos un instante elevaron su vista al cielo, juntos por primera vez
vieron las gotas de agua caer, una a una se mezclaban con las flores, una a una
se posaban poco a poco sobre la tierra, una a una, poco a poco a las plantas
reverdecía, Virgilio, miró hacia el cielo, bajó su mirada al suelo, fijó su
vista en el horizonte y por vez primera  volteó a ver a su mano derecha, en
ella, aferrada dentro de aquella silueta cual viva imagen de su propio ser algo
reverdecía, no alcanzaba a comprender por qué su propio ser se conmovía, echó
mano del viento, echó mano del tiempo, echó mano de las estrellas, echó mano del
mar, echó mano de las cúspides, echó mano de su propia sed, echó mano de los
ríos, echó mano de los lagos, echó mano del camino andado y tal vez poco
entendió del porqué de su ser se estremecía, fijo la vista al rumbo sin rumbo y
al voltear a su derecha, vio que aquel ser al igual que él un retoño cual flor
de su vientre reverdecía.




El miedo



Virgilio, por  volvió  ha sentir un miedo aterrador hacia la vida, elevó la
vista más allá de las estrellas, sin saber por qué, al igual que en sus primeros
pasos elevó sus pensamientos a alguien muy superior a él, le pidió por vez
primera que le ayudara a entender el porqué de las cosas que aun no comprendía,
lloró, suplicó, reclamó, y no encontró contestación, tal vez la tuvo pero aun no
podía entender la armonía de las cosas, aún no estaba preparado para poder ver,
ni mucho menos el poder volar. Cerró los ojos, los abrió, volteó a su derecha y
divisó una silueta, al igual que la propia, estrechaba la mano de   aquella
silueta que llenó su soledad, corrían  y corrían por montes y valles aferrado de
la mano de aquella silueta, cerró los ojos y miró por un instante sólo para
sentir que aquellas gotas de agua ya no caían de aquellas nubes, sino que
rodaban sobre sus mejillas al salir de sus propios ojos, aquellos que por vez
primera viera a la oscuridad y a las estrellas; aquellos ojos que ni el miedo,
ni la incertidumbre los hicieron por vez primera llorar, los volvió a cerrar y
esta vez no los abrió, lo que quería es ver sin ver, suspirar sin poder llorar y
así caminar y caminar, sin abrir los ojos podía ver a esas siluetas cual reflejo
y semejanza  de su propio ser, el poder correr y correr entre nubes, entre
estrellas, entre mares, entre toda la gama de colores, entre ríos y lagos, entre
vientos y entre el murmullo de las flores.



El sueño


Virgilio, esta vez no fijó el rumbo sin rumbo hacia el horizonte, esta vez no
abrió sus ojos ni en un instante, los dejó cerrados por un tiempo, soñando y
soñando cual sueño embelesado, con el sueño que por vez primera su alma
experimentara,  y así poco a poco, paso a paso, entre lágrimas de felicidad poco
a poco, paso a paso los fue abriendo, levantó la vista y fijo el rumbo sin
rumbo, miro hacia el horizonte con un brillo intenso sobre sus ojos, emprendió
el rumbo sin rumbo, esta vez volteo a su costado y aferrado de las manos
aquellas siluetas emprendieron el rumbo, entre llantos, entre desenfoques, entre
ilusiones y desilusiones, caminaron y caminaron, durante días, durante noches,
entre estrellas, entre mares, arriba de montañas, entre la ventisca, entre todo
lo soñado junto aquellos de su lado. Por un momento a lo lejos pudo ver
siluetas, siluetas y más siluetas, aquellas que nunca había visto jamás. Caminó,
poco a poco, paso a paso se acercó.



La mesa


Virgilio,  tocó la puerta donde veía aquellas siluetas, sin saber y poder
comprender tocó y tocó, después de un buen rato por fin alguien   abrió, alguien
al igual que su imagen y semejanza se postro frente al él, le dijo pasa hermano,
pasa, Virgilio, su mano, su imagen y su misma imagen, pasaron poco a poco, tal
vez con algo de temor, algo que ellos no podían interpretar, dentro de aquel
espacio, vieron frente así, una mesa con varias sillas alrededor , la mesa era
de piedra, adornada con estrellas, ráfagas de viento y de una azul profundo como
el mar, bordeada de azul celeste como el cielo, alrededor habían varias sillas
una era de un resplandor inmenso, dorada igual que el sol,  otra plateada cual
el brillo de las estrellas,  otra café como la tierra, otra roja anaranjada,
otra era de un color grisáceo, otra  más negra que la noche sin estrellas, otra
era de madera fresca, otra de madera podrida, otra de papel en blanco, otra de
siluetas diferentes aunque muy semejantes a la suya, otra pintada en forma
multicolor y otra que sólo reflejaba su espacio, Virgilio, por cuarta vez sintió
miedo, un pánico a lo que aún no podía comprender, su mente daba vuelcos al
igual que sus primeros pasos dentro de la ventisca. Uno a uno fueron pasando,
sin saber dónde sentarse, sin saber qué hacer,  quiso probar, tal vez por
curiosidad, tal vez por necesidad, más bien por no arriesgar, no a él mismo,
sino a su mano, a su imagen y a su mismo rostro.



Las pruebas


Virgilio, aún indeciso primero se sentó en la silla dorada, experimento un
sentimiento de inequidad, de  desigualdad, de poder, de ambición, sintió que
algo lo mareaba, que ese inmenso brillo lo deslumbraba y lo deslumbraba a tal
grado que su vista no podía ver, era algo que no  lograba comprender, después de
dar vueltas dentro de su cabeza, sintió que con el brillo de ese resplandor
podía a la desigualdad convertirla en igualdad, a la ambición en sencillez,
experimentó que esa enorme fuerza que se traducía en poder, podría usarla para
construir y al igual de fuerza para destruir, sintió que lo que lo mareaba no
era ese resplandor, sino más bien lo que el mismo sentía con ese brillo que era
tan deslumbrante, eso era lo que más lo desequilibraba. Prosiguió a sentarse en
la silla plateada al igual que las estrellas, por un momento se sintió
transportado entre astros luminosos; sin embargo algo no estaba bien dentro de
él, al igual que el resplandor de la silla dorada lo cegaba inmensamente, lo
cerraba en su visión, escuchaba un campaneo de metal en su cerebro y por más que
su mente imaginara, no lo concebía más y más, sus sueños y la imaginación poco a
poco se desvanecían, entre su mente se fijaba una imagen más y más, esa imagen
material que poco a poco acaba con ellos. Se quiso parar por un instante pero
comprendió que con ese tintineo que golpeaba su cerebro y con ese mundo
material, usado correctamente esos sueños se podrían convertir en realidad.



Prosiguió a sentarse en la silla de color café, silla de color igual al de la
tierra que un día por primera vez pisara, al sentarse en aquella silla, sintió
la misma  ansiedad que un día su ser en su garganta percibiera, se dio cuenta
que sin la tierra el no existiría jamás, que al igual que el vital líquido, la
tierra era fuente de vida, en el estaba cuidarla, conservarla, respetarla y
amarla al igual que aquellas siluetas que al igual que él era lo que más quería,
entendió  que la tierra era el inicio de la armonía de las cosas, que vivía en
un circulo de vida entre el agua, la tierra y el aire; sin embargo algo le
ofendía.



Prosiguió a sentarse  en la silla de color  rojo anaranjado, y sintió que algo
en todo su ser le quemaba, ardía fuego en su interior, ardía todo su cuerpo, se
retorcía de dolor, sintió una sed inmensa, le faltaba el aire, quería correr
sobre la tierra. El fuego ardiente que lo quemaba cedió poco a poco,  conoció la
implacable furia de dolor, entendió  que para cerrar una parte del círculo de la
vida se necesitaban de los cuatro elementos, agua, fuego, tierra y viento. El
dolor laceraba en lo interno y en lo externo, que el dolor a veces venía  de uno
mismo, a veces de algo externo y a veces por la combinación de ambos, así como
el ardor destruía las Entrañas.



Prosiguió a sentarse en aquella silla pintada de un tono grisáceo, al sentarse
su mente fue envuelta en una nube gris, como aquellas de formas caprichosas que
lo espantaban al inicio de su corta existencia, de ellas salían truenos y
centellas, relámpagos jamás antes vistos por él. No lograba concentrarse, no
podía ubicarse. Pensó por un momento que tal vez lo mejor sería dejarse llevar
por esas nubes, por momentos flotó y flotó, otra vez el rumbo fue sin rumbo, en
un abrir y cerrar de ojos,  fijó la vista en un instante, se dio cuenta que
aquellas nubes, él mismo las provocaba, que la ceguera, que la falta de visión,
que la nubosidad, que aquellas formas grises, provenían de lo más profundo de su
ser, que era él mismo quien veía las nubes de esa  forma y que estaban en él
para aclarar la visión, que sólo dependía en ver más allá de las cosas, que a
veces, los relámpagos, truenos y centellas, eran por su escasa vista, por no
lograr ver más allá de la distancia, que sí a veces  lo tocaban y lo envolvían
era por que no sabía evitarlos.



Prosiguió a sentarse  en la silla negra más negra que las noches sin estrellas,
en ella volvió ha sentir un inmenso miedo, por momentos esa negrura lo
alimentaba, por momentos esas tinieblas lo deslumbraban, empezó a inclinarse por
esa silla que le provocaba enormes sentimientos jamás experimentados, sintió una
fuerza descomunal que lo embargaba, lo que quería tocar lo alcanzaba, el fuego a
él ya no lo quemaba, la ambición a él lo llamaba, el viento por más que soplaba
no lo cimbraba, vio que innumerables siluetas a el lo adoraban, sintió que él
brillo de lo dorado a él lo iluminaba, creyó que las estrellas plateadas a él lo
buscaban; Más de pronto, sintió un inmenso golpe en su interior y vio que una
luz  deslumbrante  poco a poco se acercaba, vio una enorme lucha entre lo más
recóndito de su ser entre esa negrura de la noche sin estrellas y ese resplandor
que poco a poco avanzaba. Por momentos su corazón se agitaba, por momentos él
dudaba, sentía otra vez un inmenso  miedo, sentía que su silueta poco a poco
flaqueaba, esa lucha entre la luz y la oscuridad de su ser, duro días y noches,
noches y días, tal vez años, tal vez lustros, tal vez siempre duró, más sólo
valoró que en su corazón una enorme fuerza creció y creció, vio un rayo de luz
más blanco que la nieve, sintió que su alma se regocijaba, sintió que su
espíritu se alimentaba, sintió que poco a poco de verdad a él nada lo tocaba,
comprendió que la fuerza de su corazón, aquel que hasta este momento de su vida
conoció, crecía y crecía más alto que las nubes, más alto que la noche, más alto
que los astros y más alto que todas la negruras de todas las noches, tal vez
tocó un poco de aquel ser más grande que todo lo creado, nunca lo vio pero pudo
palpar que de ahora en adelante caminaría junto a su silueta, a su mano derecha
y a su imagen y semejanza.



Prosiguió a sentarse en la silla de madera fresca, al afirmarse, su mente viajo
por montes, valles, selvas, bosques, tundras y desiertos, al igual que con  las
flores, vio que todo reverdecía, que sólo le bastaba con levantar la mano y
agarrar el fruto que reverdecía, fruto que saciaba su hambre, no era el fruto de
su corta existencia,  era el fruto que alimentaba su cuerpo, sólo bastaba
levantar la mano recoger aquellos frutos que hasta de los desiertos y tundras
poco a poco recogía, más de pronto todo aquello que reverdecía, frente a sus
ojos desaparecía, se desconcertó por momentos no supo que hacer, sintió dentro
de su ser un voraz apetito que a su cuerpo carcomía, comprendió que sí quería
ver reverdecer los montes y valles, tenía que cuidar su ambiente, sembrar y
cosechar positivamente, pues si sembraba mal, una mala cosecha obtendría,
comprendió que tenía que trabajar duramente para conseguir el fruto de cada día.



Prosiguió a sentarse en la de madera podrida, por momentos vio todas sus
acciones, sintió otra vez un miedo incontrolable  ya que, esa madera que se
podría y podría, era la cosecha de lo que sembraría, no en la siembra de la
flora y sino en la siembra de la vida, con sus acciones erradas, la silla cada
vez se pudría  y sí no cambiaba la siembra pronto esa silla ya no lo sostendría,
entendió por vez primera que lo que siembra en la misma vida es lo que
cosecharía.



Prosiguió a sentarse  en la silla de papel en blanco, esa silla lo hizo sentir
muy frágil, tan frágil, que por más que quiso apoyarse, sentía que se
zarandeaba, sintió que al papel, lo elevaba el viento, el fuego lo quemaba en un
instante, el agua lo desmoronaría, pero había algo en el que lo llamaba, no
sabía el porqué, tomó una hoja en blanco y comprendió que en ese papel, todo lo
que su imaginación percibiera ahí lo plasmaría, que su fuerza radicaba en ese
espacio blanco donde  su mente por siempre volaría, así  en ese pequeño pedazo
de papel su vida podría escribir.



Prosiguió a sentarse en la silla de  siluetas diferentes aunque muy semejante a
la suya, al colocarse dio de brincos, dio graznidos, dio aullidos, dio de
trinos, dio bufidos, dio maullidos, dio rugidos, dio bramidos, corrió, saltó, se
arrastro, voló, nadó.  Por su mente pasó innumerables siluetas de todo el mundo
reinos que cohabitaban en existencia, reinos que representaban a la animalia, a
las moneras, a los protoctistas,  a los fungis y a los plantae, palpó  que eran
mundos paralelos a él, mundos  que al igual que el suyo, coexistían en un
círculo de vida, entre la tierra, el agua, el viento y el fuego, mundos
equilibrados, que según el camino que él tomara ellos lo acompañarían, pero
debía de entender cómo conservar ese equilibrio, buscar la armonía ya que sí él
la desequilibraba ese circulo vital él mismo lo exterminaría.



Prosiguió a sentarse en la silla pintada en forma multicolor, al colocarse cerró
los ojos y en su mente pasaron cual relámpagos y centellas, una inmensidad de
colores, sonidos, símbolos, siluetas, espacios, movimientos corporales, formas
caprichosas de vida.  Todos ellos regocijaban  su alma, se acercó a las bellas
artes, entre sus sueños conoció de arquitectura, de escultura, de pintura, de
música, de literatura. Así mismo aprendió del teatro, de la danza, de la
literatura, del cine, de la fotografía, de la poesía, de la escenografía, rió
con la comedia, sufrió con la tragedia, se alimentó de la opera, su oído se
regocijo, con las voces de sopranos, de bajos, de tenores. de barítonos. Se
deleitó con la escala de música, con la escala cromática en la pintura y con lo
sublime de la escultura. Por último se sentó en la última silla, en la que sólo
reflejaba su espacio, en esa silla se olvidó de todo lo demás y al cerrar los
ojos miró dentro de su mente una balanza. En esa balanza se representaba la
igualdad de las cosas, en cada lado, sin cargarse de uno u otro se encontraba,
la ambición, la envidia, la codicia, la soberbia, la avaricia, la ira, el
rencor, el odio, el temor, la venganza y todo lo que manchaba al ser humano. En
el otro extremo de esa báscula, se encontraba, el perdón, el honor, la dignidad,
el amor, la esperanza, la humildad, la confianza, la paz, la sencillez y todo lo
que  hacia mejor al ser humano; por momentos todo lo que se encontraba en cada
extremo de un lado al otro se mezclaban, se intercambian, uno a uno, otro a otro
se entrelazaban. Se dio cuenta que no podían existir uno sin otro, se confundía
por instantes. Por momentos su mente se nublaba, por momentos, su corazón y su
alma se aturdían  y así fue durante días durante noches, tal vez infinitamente
hasta que entendió que esa lucha en su interior él mismo la desataba, solo
comprendió que viviría con esa duda eternamente y en él estaba la balanza
equilibrarla.


Continúa en la parte III
© 2017 Foro Chiapaneco